martes, 8 de enero de 2013

Resistir es aguantar hasta aprender.

Aquí estoy, resistiéndome. Hay tres estados permanentes en mí:  la que quiere, la que no puede y la que se resiste porque no sabe. Así que, me queda sólo una opción, aprender.

-------------------------

Cada vez pido, exijo y deseo menos. Pero cuánto más bajo, más difícil es conseguirlo.

-------------------------

Últimamente me dicen que estoy muy guapa. Hace poco me encontré con alguien y me dijo: "perdona, Milagros, que no te saludara el otro día, es que estás tan guapa que no te reconocí". Así fue, os lo podéis creer?. Yo, cuando me miro al espejo, sólo veo a una desconocida de ojos muy tristes que echan mucho de menos. Puede ser que eso me haga aparecer guapa y que yo ni lo vea ni lo sepa. Gracias.

-------------------------.

A veces, me gustaría tener una tecla en mi mente para que todo lo que piense, dándole a ella, lo grabe y lo guarde. Es que me ocurre que, cuando voy por la calle, siempre lo hago pensando. Ésto puede ser peligroso, porque voy tan concentrada en mis pensamientos y tan preocupada en que no se me olviden, que me he llevado más de un susto. Al ir andando, no puedo escribir en mi cuaderno y tampoco en mi ordenador. Menos mal que no he aprendido a hacerlo en el móvil. Tengo una gran necesidad de expresar todo lo pienso y siento.
........................................


El lugar que más me inspira, para escribir, es La Estación, sin lugar a dudas. Donde más pienso, sin escribir, es en la calle. Sobre todo, en mi camino hacia La Estación. En mi casa me cuesta, pero lo hago, con más esfuerzo eso sí. En ella, suelo reposar mis pensamientos y lo que escribo lo miro y, si lo veo conveniente, lo comparto. Siento, muchas veces, que ese lugar, fuente de inspiración no sólo para mí, puede desaparecer. Escalofríos me dan al pensarlo. Y aquí me veo, resistiendo. Porque resistir es aguantar hasta aprender. Lo que sea, porque sólo aprendiendo podrás decidir y elegir. Es el camino hacia la libertad. Resistir es haber llegado a la puerta, que se abrirá, si ella considera que has aprendido. En la mayoría de los casos, te va a exigir que desaprendas lo conocido y así ver otros caminos, porque lo que hay detrás, estoy segura, es un mundo desconocido. Como ese al que llamamos "otro mundo mejor es posible". Menos mal que la Esperanza siempre está conmigo. Mi fiel amiga y compañera. 

----------------------------

Cuando siento, ante una determinada situación, que algo se me revuelve por dentro, es que algo no bueno va a pasar, lo huelo. Si me equivoco, no tengo ningún miedo a rectificar, sería lo mejor. Pero el instinto es avisor, nunca traidor. Sólo previene, por si acaso.





1 comentario:

  1. En ocaciones siento lo mismo, es como si me escuchara a mi misma.

    ResponderEliminar